jueves, septiembre 17, 2009

Lovecraft y los mitos de Cthulhu

Ya que en el post anterior hablé de un genio, vamos a dedicarnos a otro. En este caso, me gustaría hablar de Howard Phillips Lovecraft, más conocido como H.P. Lovecraft.

De vez en cuando surgen autores cuya creación les supera. Hay muchísimos escritores que han generado personajes o escenarios que han pasado a la leyenda, superando con creces la fama del autor. Los ejemplos son múltiples: El Quijote con Cervantes, Sherlock Holmes con Conan Doyle, la Tierra Media con Tolkien, etc. Un caso más de esta saga es, sin duda, la creación de los mitos de Cthulhu por parte de Lovecraft.

Este genial autor, tan tempranamente desaparecido (murió con 46 años), desarrolló una de las creaciones míticas más importantes de la historia de la literatura. Pongo en antecedentes al que no conozca nada sobre él. En nuestro mundo, no estamos solos, ni mucho menos. Unos seres que a nuestros ojos son dioses, denominados los Primigenios, están más o menos presentes a nuestro alrededor. Derrotados en su día por los Dioses Arquetípicos, esperan su momento para volver a gobernar la Tierra, como hicieron antaño. Para ello cuentan con unos ayudantes un tanto atípicos, los Profundos, así como con la locura y el deseo de poder de muchos humanos que acaban cayendo en sus redes.

Pido perdón por este resumen tan simplista, pero creo que cualquier momento es bueno para dar a conocer a Cthulhu y sus seguidores. El profano que oiga esto por primera vez pensará que hablamos de alguna secta seguidora del diablo, pero no, todo es fruto de la imaginación de Lovecraft, o eso queremos creer los mortales que hemos leido estas historias, ya que cualquier otra explicación sería demasiado terrible.

Las historias de Lovecraft son relatos de terror, ambientados entre los años 20 y 30 del siglo pasado. Todo transcurre en nuestro mundo y, aparte de algunas localizaciones ficticias, los relatos se desarrollan en la época real en la que vivió el autor. Basándose en eso, Lovecraft creó una atmósfera sensacional imbuida de miedo y suspense, en la que los personajes toman contacto con una realidad no tan alejada de la nuestra. Creo que ese es el gran mérito de este autor. Desarrolló un universo irreal que transcurre en nuestro mundo tangible. Ese, pienso yo, es el motivo por el que estas historias tienen tanto éxito. Todos los personajes parten de una vida completamente normal y, cuando quieren darse cuenta, están rodeados por una pléyade de criaturas que jamás pudieron pensar que existirían.

Que nadie piense que estamos ante un terror de casquería ni nada semejante. El mundo de Lovecraft se basa en la tensión y la incertidumbre, los ingredientes principales de lo que debe ser el terror de calidad, y que tan pocas veces vemos en la actualidad. A cualquier amante de este género, le recomiendo todas las historias de los mitos de Cthulhu.

Hay que hacer algunas puntualizaciones acerca de Lovecraft. Para mí, su mayor mérito, su genialidad, es la creación que hizo, la atmósfera que generó. No así sus relatos (ya oigo a alguno al grito de "¡Sacrílego!"). Me explico. He leido relatos de los mitos de Cthulhu de distintos autores, y tengo que decir que los que menos me han gustado son los de Lovecraft. Seamos realistas. Ni La llamada de Cthulhu ni En las montañas de la locura son prodigios literarios. A mí se me hicieron pesados (sobre todo la segunda historia), demasiado descriptivos y que no llegan a enganchar del todo. Hay que leerlos, por supuesto, ya que son importantes para conocer toda la mitología, pero no sacan todo el jugo que tiene el escenario. Personalmente, mi autor favorito sobre estos mitos es August Derleth, y hay otros bastante buenos como Robert Bloch o Clark Ashton Smith. En mi opinión, hay muchos escritores que le han sacado bastante más jugo a este universo que Lovecraft. Algunos dirán que Derleth manipuló o desfiguró la mitología en un sentido que Lovecraft no habría hecho, pero todo eso son conjeturas en las que no voy a entrar. La realidad es que lo que importa al final es la buena literatura y el disfrutar de un libro, y gracias a H. P. Lovecraft y a sus continuadores, yo disfruto enormemente de estas narraciones.

No quisiera finalizar este post sin recomendar una lectura un poco especial. Este verano he leído Sombras sobre Baker Street. Es un curioso intento de mezclar a Sherlock Holmes con los mitos de Cthulhu. Para ello, se pidio a un nutrido grupo de escritores actuales que crearan cada uno un relato sobre este tema. El resultado ha sido desigual, pero el libro merece la pena. Tengo que advertir que los primeros cinco o seis relatos son bastante malos (el de Neil Gaiman es pésimo). Sin embargo, a partir de la narración de Barbara Hambly, el nivel sube como la espuma y se logra un libro muy entretenido y respetuoso con la obra de Doyle y Lovecraft.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal