miércoles, agosto 07, 2013

Clive Cussler

Tengo que reconocer que a veces soy un poco purista con el tema de la literatura, sobre todo con los best-sellers. Cuando mucha gente lee un libro sólo porque es un superventas, a mí ya me echa para atrás. Luego alguien te convence y al final lo lees, con resultados dispares, a veces buenos y a veces malos. Por ejemplo, es el caso de Millenium. Me leí la trilogía por insistencia, y la realidad es que sólo me gustó el segundo libro, considerando el primero como de baja calidad literaria y el último como un panfleto político de Larsson.

Este prejuicio hacia los best-sellers hizo que durante mucho tiempo no me acercara a los libros de Clive Cussler. No tenía muy claro si me iban a gustar. A simple vista, me recordaban a los de Vázquez-Figueroa, del que me leí uno y no más. Pero bueno, finalmente decidí, también por insistencia, leerme alguno de Cussler. Y empecé como a mí me gusta, por lo primero, la serie de Dirk Pitt, protagonista fundamental. Una mezcla de Indiana Jones y James Bond, mujeriego impenitente y héroe con su punto de humor irónico, pero sin pasarse. Así que comencé con Peligro en el Mediterráneo, y tengo que decir que no me impresionó mucho. Entretenida, pero escrita de forma un tanto infantil, con un estilo muy bajo incluso para este tipo de novelas. Eso me echó de nuevo atrás.

Pero decidí leerme la siguiente, Iceberg, y aquí la cosa cambió. El estilo estaba mucho más pulido, la aventura mejor trazada y, como resultado, una novela de aventuras muy superior a la primera. Aquí me asalta una pregunta que me he hecho muchas veces, el cambio que experimentan muchos escritores de la primera a la segunda novela. La primera suele ser de baja calidad, y en cambio en la segunda parece que la ha escrito otro. Esa es la duda, si realmente la ha escrito otro, un "negro", como se conoce en el argot. Pero bueno, en este caso quiero dar el beneficio de la duda a Cussler y pensar que la mejora fue debida a él o a los buenos consejos recibidos.

Desde entonces me he leído también ¡Rescaten el Titanic! y Vixen 03. Y en estas novelas continúa la mejora. Argumentos entretenidos, estilo más depurado, lectura ágil, en fin, todo los ingredientes para una novela de aventuras pura y dura. Se leen muy rápido y suelen enganchar desde el primero momento, así que las recomiendo a todo el mundo.

Por supuesto, los puristas se me lanzarán al cuello, pero hay que tener en cuenta una cosa. La primera finalidad de la literatura es entretener. Y si una novela no entretiene, ya no hay más que hablar, cualquier otra cosa son tertulias de salón. Por ejemplo, Ulises de James Joyce no me entretuvo. Se la considerará la mejor novela del siglo XX, y puede ser que el estilo sea algo revolucionario y sensacional. Pero, desde luego, lo que no hace es entretener.

Y a las novelas de Cussler, quizá se las pueda acusar de muchas cosas, pero desde luego, enganchan, y mucho. Una buena lectura para este verano. El que busque leerse un libro de un tirón, aquí tiene una magnífica oportunidad

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal